Consejos para limpiar y organizar trasteros y almacenes

Contar con stock de productos ahorra tiempo y dinero, y permite comprar a mejores precios grandes cantidades, así que no sería de extrañar que en tu negocio decidieras almacenar estos productos en un trastero para contar con estos beneficios. A nivel personal también solemos utilizar trasteros o almacenes para conservar la documentación relevante o los objetos que no vamos a utilizar durante todo el año de manera constante. Sea como fuere, para la efectividad de estas actuaciones resulta fundamental un buen sistema de organización y limpieza.

Para que la generación de stock en tu negocio sea una maniobra inteligente y no una pérdida de tiempo en búsquedas interminables o pérdidas de dinero por la falta de control de lo que se tiene en cada momento es fundamental contar con un eficaz espacio de almacenamiento, en el que poder mantener de forma segura productos, maquinaria, y herramienta, para localizar inmediatamente lo que se necesita en cada momento. Evitar las  pérdidas de tiempo y confusiones, o exponer determinados materiales a condiciones insalubres que los puedan echar a perder.

La organización en trasteros y almacenes

Si tienes la oportunidad de idear la organización desde el punto inicial en el que se introducen los elementos, una de las soluciones más inteligentes será colocar al fondo del espacio la maquinaria o muebles de mayor tamaño e instalar ruedas en estos objetos para sus posteriores desplazamientos ya sea para limpiar o para traslados. Partiendo de esa pase cualquier acción posterior será mucho más sencilla.

A la hora de organizar los elementos de tamaños manejables en tu trastero o almacén lo mejor será colocar estanterías y categorizarlas, de esta manera los objetos quedarán almacenados en su propio espacio y tendrás un sistema de grupos para encontrar cualquier elemento necesario.

Los productos de limpieza también deben tener un armario o estantería propia, ya que algo muy importante es no dejar objetos por el medio en forma de obstáculos. En un espacio mal organizado es común encontrar cepillos o productos de limpieza por el suelo causando confusión, accidentes o simplemente sensación de desorden.

Para los productos de uso común y poco peso, como el papel higiénico, la mejor opción será realizar el almacenaje en las partes superiores de las estanterías o armarios. Aunque parezca que necesitamos tenerlo “a mano” para darle un uso habitual lo cierto es que los productos más ligeros serán más sencillos de coger de las zonas altas y aportará mayor estabilidad al armario y menor riesgo.

Los métodos de limpieza para un trastero impoluto

Se deben adoptar buenas costumbres cotidianas para facilitar el mantenimiento y la limpieza de los espacios como el trastero o el almacén. Una interesante rutina es retirar de manera diaria todos los envases o embalajes que se presenten vacíos de forma que impidamos crear una acumulación de material que ya no sirve y que se puede tirar al momento.

Para evitar que el trastero se convierta en un lugar insalubre o los objetos se deterioren en él, procura limpiar rápidamente cualquier producto que se derrame y no dejar desperfectos. Si tienes un incidente con un producto de limpieza o esterilización también es importante que lo retires, ya que estas sustancias pueden ser corrosivas si no se utilizan de forma correcta y estropear el material de tu almacén.

De vez en cuando debes procurar realizar un control de plagas gestionado por profesionales, ya que es posible que no sepas acceder a algunas partes del espacio o no conozcas las señales que indican que se está creando algún tipo de plaga en áreas poco visibles. La dejadez en este aspecto puede hacer que algunos insectos o animales acaben estropeando tus productos.

De manera periódica conviene realizar una limpieza a fondo además del mantenimiento correcto diario, precisamente para evitar sustos mayores como las plagas u otros problemas como el moho. Para realizar una limpieza mucho más precisa puedes contratar profesionales expertos cada cinco o seis meses, así asegurarás que está todo controlado.

Cuando realices las rutinas de limpieza en tu trastero o almacén debes empezar siempre por las partes altas como las estanterías superiores, ya que si se derraman algunos desperdicios o polvo de estas zonas no tendrás que volver a limpiar suelos o zonas bajas.

By | 2019-02-01T07:23:30+00:00 febrero 1st, 2019|Consejos|